EL PSOE DENUNCIA QUE LA ASESORÍA JOVEN DE SEXUALIDAD DE ALCOBENDAS HA ESTADO CERRADA MÁS DE DOS MESES POR MALA GESTIÓN MUNICIPAL

La falta de previsión del equipo de Gobierno ha provocado que la Asesoría Joven de Sexualidad de Alcobendas estuviera cerrada durante dos meses y medio. El concurso público para decidir la adjudicación de la asesoría se realizó durante los meses de agosto y septiembre “a pesar de que los responsables municipales sabían perfectamente que esto iba a provocar un serio retraso en la reapertura”, denuncia la concejala socialista Cristina Martínez Concejo.

 En la revista municipal Sietedías nº 1352 de julio 2016 se anunció el cierre de la Asesoría Joven de Sexualidad, ubicada en el edificio Imagina, a partir del 1 de agosto. Allí se dice literalmente que “la fecha de reapertura se comunicará en el mes de septiembre”. En septiembre no se comunicó ninguna fecha y es en la contestación a una queja registrada por una vecina en la que el Ayuntamiento explicó el pasado 30 de septiembre que la asesoría permanecía cerrada a esa fecha porque su gestión se encontraba en pleno proceso de licitación.

La convocatoria del concurso para la gestión de la asesoría se publicó en el BOCM el 27 de julio, el 18 de agosto se celebró la primera mesa de contratación y el 5 de septiembre la segunda, siendo la adjudicación el 22 de septiembre. Dos años antes, el proceso de contratación se realizó durante el mes de julio, lo que permitió la reapertura del servicio a partir del mes de septiembre como es habitual.

“Parece increíble que los responsables municipales, que este año cumplen nueve años y medio en el Gobierno de Alcobendas, cometan este tipo de errores graves en la gestión”, denuncia Martínez Concejo, “ya que por su culpa los jóvenes no han podido hacer uso de este servicio tan importante hasta hace apenas dos semanas”.

“A los socialistas nos parece que los responsables municipales están incurriendo en una serie de errores inexplicables en la contratación pública. Por ejemplo, están provocando retrasos en el cobro de las nóminas de los trabajadores subcontratados de los servicios culturales. Incluso se ha estado a punto de suspender los cursos de idiomas en la UPA, que finalmente se han podido celebrar tras la firma de un contrato menor para poder impartir las clases durante el mes de septiembre. La desidia se ha instalado en el Gobierno municipal del PP y la pagan los vecinos”, concluye Cristina Martínez Concejo.